Miedo.. Capsula malograda II

febrero 9, 2009

Siete años..

Cada que te veo cerrar los ojos recuerdo cuando esperabas a media noche para oírme llegar.

Recuerdo todavía tu expresión cuando te expliqué la razón por la cual en tus fiestas casi no hay regalos. Creo que desde ahí heredaste mi manera de pensar las cosas.

Déjame agregar los clichés de cuando me empezabas a buscar la mirada, cuando me apretaste el dedo con tu mano o cuando me llamaste Papá.

Tu lenguaje Discovery Kids me encantó desde que lo empezaste a usar, sobre todo porque no solo hablabas, sino que aprendiste a escuchar muy pequeño.

Así que.. ¿cómo explicarte que dentro de todo lo que te quiero, no solo me fascinas y a la vez me das miedo?

Perdóname al decirte que al segundo día de tenerte, tuvimos qué escapar un par de horas y comer fuera. No nos dijimos nada al sentarnos a la mesa, pero así como veía miedo en los ojos de tu mamá, estaba seguro que ella lo leía en mi mirada. Pañales, biberones, adivinar el motivo de tu llanto, aprender de tí, empezar a conocerte y darme cuenta desde el primer día que te ví que no aceptarías condiciones para quedarte quieto sin una buena razón.

No fue curiosidad ni el hecho de tener qué velar por tí. Hasta hoy, no pasa un solo día sin que descubra la hermosa persona en la que te estás convirtiendo. Tú me ganaste y me hiciste esclavo. Tu alegría, tu risa, tu forma de acurrucarte en mi regazo y ver que cada día cabes menos.

Todo eso palidece..

Verás, tengo miedo de sofocar tu seguridad en tí mismo, tengo miedo de apagar tu alegría con mi impaciencia, tengo miedo de detener tu curiosidad con mi indiferencia.

Tengo miedo de llegar al día en el que me dé cuenta que te crié para que cupieras en una caja sin más meta que llegar al próximo cheque.

Eres espontáneo, eres una chispa y eres el primer niño que no se me hace horrendo al mudar de dientes. .

Tengo miedo cuando me dices que al crecer quieres ser como yo. ¿cómo te hago entender que DEBES ser mejor que yo?

Quiero que crezcas y seas aún el niño que estiraba la mano bajo el chorro de agua cuando recién lo empezaba a bañar en la regadera.

Quiero que sepas que el día que huí espantado por la carga con tu mamá, al momento de empezar a comer empecé a extrañarte, y me dí cuenta en ese momento que el cambio que trajiste a mi vida era más que fórmula, pañales y biberones a las tres de la madrugada: Era en cierto modo tener al mejor compañero de vida que me enseña a pensar dos veces la respuesta a tus preguntas.

¿Cómo hablarte del Universo?

¿Cómo hablarte de la Muerte?

¿Cómo hablarte de Dios?

¿Cómo hacerte entender que tu hermano es lo único que es tuyo en este mundo?

Ví ese cambio en tu mirada al ver a tu hermano por primera vez. Me emociona saber que ya eres un guía para él.

Pollito, tengo miedo de decepcionarte.

Anuncios

Lloviendo…

diciembre 17, 2008

Me encanta manejar cuando llueve.

Es harto terapéutico sentir el agua moverse debajo de las llantas al avanzar,sin mencionar a mis plebes gritar “Extreemoo!!” cuando paso por un charco,  oír el agua caer sobre el techo, que ni ganas de poner música, teniendo esa sinfonía deliciosa sobre la cabeza, ver las gotas de lluvia estrellarse en el vidrio, entretenerme adivinando por dónde caerán las gotas de agua al resbalarse por el parabrisas.

Algo que siempre me ha intrigado es no poder ver mi propia estela de agua al avanzar, veo los carros alrededor y veo cómo levantan esa fina brisa debajo de las tolvas que algunas minimadres como las RAV4 o las mentadas de Izusu avientan casi con furia a los lados, salpicando a los pobres carros que se les acercan.

Me encanta manejar en carretera mientras llueve, porque veo cómo el agua cae y limpia el carro, el vidrio y oigo caer la lluvia en desorden sobre el carro.

A veces me pongo filosófico y me pongo a pensar que el disrfrute es nomás el hecho de darme cuenta de que afuera puede estar tan frío y mojado como la fregada, y acá adentro, en esta cápsula móvil, estoy cómodo y calientito, tan protegido como mi habilidad para conducir me lo permita (es que hay cada pendejo que..)

¿Regodearme porque la ciudad se hunde en charcos, baches nuevos y microbuseros neanderthales mientras las llantas y suspensión me conducen como alfombra y las luces de halógeno me quitan a los conductores de enfrente? ¿Es la actitud de el hombre que huye a la comodidad inmediata aunque el precio ecológico lo tengan qué pagar sus hijos?

Quien sabe, ya que estoy en mi casa, lo meditaré más profundamente con un chocolate caliente viendo tele mientras lavo ropa y la secadora se da gusto quemando gas.


Time Capsule atrasada.. o malograda

octubre 29, 2008

Überratón:

 

Un fin de semana de este mes, festejamos tus primeros 5 añotes. Gran fecha.

No deja de sorprenderme tu humor, tu ingenuidad y tus ganas de salirte con la tuya, cómo es que abiertamente no dejas de recordarme que tú también tienes huevos. Eso te va a meter en broncas después. No te preocupes. Es mejor y más divertido ser un hocicón con causa que uno de esos que murmuran y se agachan cuando los voltean a ver.

Estás en una edad disfrutable donde es una delicia oírte hablar, dar tu opinión y contestar tus incontables preguntas, en serio.

Me encanta que tu héroe sea Darth Vader aunque al final muere, que estés tan interesado en Dragon Ball como si fuera la última novedad, que hayas descubierto el Contra como el mejor juego de la historia. Quiero que mientras sea un eje de tu mundo me sigas participando de todo eso.

Pensaba yo que a esta edad ibas a empezar a odiar las verduras, como tu hermano, mira que me sorprendí cuando comprobé lo contrario.

Eres la ternura echa cara de cabrón envuelto en una cobija hasta el suelo, no sé cómo explicarle a tu maestra lo bien que mueves los controles del Wii cada que me dice que hay qué trabajar con tu motricidad fina.

Eres la única razón para disfrutar este polvoso, chispeante, seco, amarillo y asqueroso mes, con todo y que no falta el emo que dice que “las lunas de Octubre son más bonitas”.

Chicoburi, calculo, si la interné sigue funcionando de aquí a cinco años, ya sabrás leer y entenderás lo que es un blog con la misma facilidad con que haces esos diálogos con tus monos en ese vocabulario tan Discovery Kids, y que si llegas a leer esto sepas que nunca tuve todas las respuestas, que cada vez que te animé a intentar algo nuevo estuve tan cagado de miedo como tú y hasta la fecha espero que cada vez que me escuchas hablarte, lo hago con todo el amor que me has enseñado a dar y que lo único que deseo es que seas lo que seas, al final seas feliz.

Espero que a tus 10, 15, 20, 50.. cuando que te pregunte como ayer “¿qué se siente tener cinco años?” tu respuesta sea la misma: ¡Hiperrbien!

Oh! Y que tengas tu cuenta activa y puedas dejar un comment en este post.


Algo bien debo de estar haciendo…

septiembre 26, 2008

No es día del padre, ni navidad, ni mi cumple.. al cabrón de 6 años se le ocurrió que era buena idea.

No mames..

Yo creo que nunca me había quebrado como hasta ese día..