De cómo me volví un iWhore..

abril 21, 2009

Este post ya se los había prometido a las 102 personas que me siguen en twitter, de las cuales, el total de ellas no les importa un comino.. pero en fin.

A las dos semanas de haber terminado con mi relación laboral anterior, se atravesó el puente del 16 de septiembre, razón por la cual me involucré en una serie de eventos non-sanctos, como bacanales, orgías y aquelarres, claro, todo esto en mi mente.

Al volver de una salida puramente familiar, noto que mi iPod tiene la pantalla en blanco. Esto es, se oye la música, pero la pantalla es solo un pixelote blanco.

La reseteo, la borro, la restauro, le prendo velas.. el iPod sigue sin mejorar.

Conociendo el site de Apple, y las historias de varios blogstars y podcasteros reconocidos refiriéndose a que el servicio de garantías de Apple es de lo mejor, reviso su site y con el número de serie, noto que tengo hasta enero del 2009 para garantía.

Despues, gracias a un amigo maquero, consigo una url que me era imposible encontrar en el site de Apple México: la lista de técnicos en reparación autorizados en México.

El más cercano era en La Paz, así que llamo al lugar allá. me contesta una chica muy amable, que me dice que debo enviar mi iPod a La Paz, por paquetería certificada y asegurada y ellos tardarán entre dos a tres semanas en evaluar si mi iPod entra en garantía y ellos me hablarían para ver de a cómo me llegará mi iPod arreglada o cambiada, vayan a saber, eso se determinaría ya que el olmaiti técnico la revisara.

Pagar 1,200 pesos por enviar a reparar un iPod, no sólo era un gasto innecesario para un desempleado: es algo estúpido para cualquier mortal.

Así que encontré OTRO link en la página de Apple para hacer cita en un Genius BAr de un Apple Store a 5 munitos de la frontera, empaco mi iPod en su cajita muy mona, monto chamacos y vieja al grito de “vámonos a los estaites”.

Mi reservación era a las 8:30 de la noche, llegué ese día a las 11 de la mañana a la tienda, aplicando el “I came from Ensenada”, “I cannot spend the whole day just waiting for a dumb iPod check”, etc.. en eso fueron infexibles.. y como punto a favor, no ví a ni uno solo de los weyes detrás de la barrita desocupado.

Lo malo de esto, es que me gasté lo de dos iPods “haciendo tiempo” en otras tiendas.. el mall ese tenía un Best Buy a unos pasos..

Bueh.. a las 8:25PM me paro en la Apple Store, con cara de “hijosdesuputamadremehicierongastarunchingo”, mis chamacos se engranaronpicándole a una macbook que estaba ahí con un juego de Disney que no recuerdo.. a las 8:30 en punto, me llama una muchacha detrás de la barra al modo “alfáansao, a problem with an iPod”.

Al mismo tiempo que yo, brinca un negrito chistosón con un iPhone que “just a quick question..” y se avienta tooda una retahíla sobre su contrato y unos cargos pendejos que le llegaron, la muchacha se le queda viendo con cara de “No Mames”.. entonces tengo qué aplicar el cochino “I´m sorry, I thought I heard my name, cuz I have a reservation”. El negrito chistoso se hace a un lado como si le hubiera picado el culo y la muchacha hot-porque-es-geek-y-se-le-nota, me recibe con una sonrisota.

Le explico mi problema a la muchacha con unos ojos Remi que daban risa, ella saca una macbook que se ve que la tratan como una herramienta más, nada de pleitecía ni misticismo con la que lso maqueros que conozco tratan sus aparatos de culto, conecta mi iPod a la.. (iba a decir PC, pero cierto camarada que me ve feo porque digo jotmeil, me mandaría hacer algo desde Hermosillo).. a su lap blanca, pues..

Checa los números, y me dice que vuelve en un segundo, se pierde en una puertita y regresa con una caja blanca sin letras. Yo jurabaque en ese ratito ina a abrir mi aparato reproductor (de MP3) y le iba a hacer una cirugía frente a mí, despojándola de todo misticismo, pero no!

Saca un iPod nuevecita y me hace firmar dos papeles de descargo, mete mi iPod vieja en esa cajita y me tienen qué sacar babeando de la tienda.

Qué rapidez, qué sencillez, qué forma de confiar en uno cuando se para con el aparato enfrente pidiendo ayuda como cliente!

En ese momento me volví un iWhore.

Por cierto.. los baños de la Apple Store son TAN minimalistas, tan brillantes, con paredes metálicas e iluminación etérea, lo malo es que las hamburguesas y burritos allá me hicieron perderle el respeto a su retrete..

Prox: Cómo me volví madeinchista reforcé mi madeinchismo.